Claro que era pura felicidad

User Rating:  / 2
PoorBest 

Soy Paola, tengo 20 años y quiero compartir mi experiencia con Vive México.

Mi primer voluntariado internacional fue medio ambiental y la conservación de este, un proyecto muy interesante. Sentía la sensación de estar sobre una montaña rusa, no sabia si era miedo de estar en otro país o simplemente la felicidad de ese momento, claro que era pura felicidad.

Cuando supe que mi solicitud había sido aceptada y que iría a Francia, deje de hacer lo que estaba haciendo en ese momento solo para festejar y avisarle a mis padres sobre la noticia, estaba más feliz que nunca y ellos lo estaban por mi, fue una felicidad tan grande como nunca la había sentido porque mi sueño, desde que tengo memoria se hacia realidad y lo mejor de todo, iría a ayudar a otras personas.

La espera fue una tortura, desde el momento que supe el nombre de la villa a la que iba a ayudar, mi curiosidad creció mas, Chouppes, es una villa ubicada en la Región de Poitou-Charentes, en el departamento de Vienne, es un lugar hermoso que atrapo mi corazón desde el primer momento. Al terminar mi búsqueda sobre Chouppes, empecé a planear mi visita a la capital francesa que me hacia tanta ilusión.

París es mi ciudad soñada, sus calles, su arquitectura y claro La Tour Eiffel; Pasaba la mayor parte de mi día buscando mas sobre la lugares históricos de los que no conocía y sobre la cultura francesa, no quería de alguna forma, faltar al respeto a ella. Junto con mis padres preparamos todo lo relacionado a mi viaje, vuelos, reservaciones, transporte, el solo hecho de ir a comprar mi maleta llenaba mi estomago de mariposas y mi sentimiento al reservar mi vuelo fue inexplicable pues todo se había hecho realidad para mi.

Empecé mi aventura el día 31 de Agosto de 2014, estaba temblando de la emoción mientras documentaba mi equipaje, seguía sin creer lo que estaba pasando, mi familia estaba ahí, disfrutando las ultimas horas que pasaríamos juntos; cuando llego la hora de ir a la sala de espera, todos mis sentimientos salieron a flote, fue un abrazo de “hasta pronto” con mis padres, unas cuantas lagrimas, y un “hola”  a mi nueva aventura; El primer inconveniente de mi viaje fue el vuelo retrasado por una hora pero aun así, la emoción seguía, después de la espera y al escuchar el llamar mi vuelo, un ¡por fin! salió de mi boca feliz y lista para abordar.

Durante el vuelo conocí a una chica y recuerdo perfectamente sobre lo que hablamos durante 11 horas. Llegamos un poco tarde a la escala en Londres pero la vista desde el avión fue maravillosa, y yo un tanto preocupada por perder mi vuelo a Francia, no podía pensar a donde ir o que hacer pero gracias a mi nueva amiga, que de verdad lamento no recordar su nombre, me saco de mi preocupación, fue la persona mas amable que conocí hasta ese momento, me llevo por el aeropuerto solo para que no perdiera mi vuelo, nos despedimos como si fuéramos amigas de años y le di mi email, dijo mandaría un mensaje, el que aun espero pero tengo esperanza que un día llegue.

Por fin, el piloto anunció que había llegado a París, mi corazón empezó a latir cada vez mas rápido y casi salgo corriendo del avión, esperé mi equipaje unos 10 minutos, los mas largos de mi vida, salió por la banda, lo colgué en mi espalda y me dirigí a la salida, en ese momento mi mente se borro y no sabia que camión tomar para llegar a mi hostal pero por suerte al preguntar a un señor si hablaba español, era latino como yo, le mostré la dirección y me ofreció llevarme en su taxi, estaba tan nerviosa y cansada que decidí pagar €70 por el viaje, que claro me arrepentí después.

Tuve la suerte de encontrar a una amiga que justo terminaba su voluntariado y tengo que agradecerle porque aprendí mucho sobre la ciudad en tan solo unas horas. Llegando, lo único que quería hacer era dormir para despertar temprano al día siguiente y salir a conocer París, aunque no fue mi mejor noche, descanse lo suficiente.

Lo primero en mi lista a visitar, claro fue la Torre Eiffel, a la que había soñado conocer; llegando a mi ultima línea de Metro, mis pasos fueron cada vez mas rápidos, tanto que sentía que corría por los pasillos del metro, al salir del Trocadero y ver la Torre Eiffel, un suspiro salió de mi boca y fue inevitable derramar una lagrima de emoción, olvide mis preocupaciones y miedos por un momento. Pasé  esa tarde con mi amiga justo antes de que partiera de regreso a México, de repente no pude mas y simplemente lloré, ella me pregunto que pasaba, me pregunto si había terminado con mi novio, lo cual me hizo reír un poco porque era lo ultimo en lo que pensaba en ese momento, pero mi respuesta fue tan sencilla - tengo miedo, no quiero quedarme sola ¿que pasa si me pierdo y no se como regresar?- después de un poco, me calmó y me dijo que todo estaría bien y solo siguiera sus consejos, desde ese día estando sola, aprendí a hablar sin miedo y timidez a las personas porque nadie lo hará en tu lugar.

La semana que estuve conociendo París fue una semana increíble, me sentía parisina caminando por sus calles, en esos momentos de curiosidad que me llevaron a lugares que jamás planee visitar pero que no me arrepiento.

Conocí muchas personas, otros jóvenes viajeros con ganas de conocer mas jóvenes y hacer amigos de todo el mundo, personas hablándome en francés y lo único que podía decir era –Je ne sais pa- un  tanto decepcionada porque mi francés no era tan bueno en ese momento, personas curiosas que preguntaban o mejor dicho, adivinaban que era latina, que por alguna razón les parecía algo interesante y atractivo, claro que eso a mi no me molestaba si sentía que sus intenciones eran buenas; fui invitada a tomar café con deliciosos croissant, me dieron un tour gratis por Montmartre gracias a un guía que conocí en Sacre Cœur y a su ex novia argentina que le desarrollo un cierto gusto por el español, y las latinas; me invitaron a salir de noche lo que claro no acepte, siempre recordaba la película Taken, donde secuestran a un par de amigas en París y claro, no tengo un papá súper agente que me rescate en menos de 48 horas así que mejor evito ese mal rato. En mi visita no todo fue perfecto, siempre debes tomar precauciones cuando viajas a otro país, pero creo que esta vez tuve mucha suerte.

El día 5 de Septiembre del 2014, empezó mi travesía a Chouppes, empezó el día temprano para mi y aunque llegue 2 horas antes a la estación Montparnasse , casi pierdo mi tren por no saber cual era el que tenia que abordar, un señor muy amable y apenas hablando inglés, me llevo hasta mi vagón. Veía el paisaje por la ventana, me quede dormida y desperté justo en mi parada, no supe que paso en esas dos horas, si pasaron a revisar mi boleto o simplemente me dejaron porque me vieron muy cansada pero de nuevo, tuve suerte. Llegue unas horas antes a Poitiers donde era el punto de reunión con los demás voluntarios, yo estaba muy emocionada por conocerlos.

Llegando a Chouppes nuestro líder de Work-camp, Sergio, nos recibió muy alegre por conocernos, preparamos la cena juntos, tocamos un poco la guitarra con esa vista increíble de las colinas y el atardecer y nos presentamos; Yana de Rusia, Soo Min de Corea del Sur, Veronika de la Republica Checa, Kohei de Japón, Daniel de Alemania, Gülnur y Yusuf de Turquía, Sergio de España y México.

Mi vida como grupo fue mas de lo que imaginaba, todo era ecológico, nos movíamos en bicicletas o caminando. Desde que llegue a Francia el vino remplazo al jugo, los Baguettes a las tortillas, todos nos hicimos unidos muy rápido, me alegró saber que mi líder era Español y que podía hablar un poco español con el cuando lo extrañara hacer, el alcalde de la villa nos dio la bienvenida y nos hizo saber que ellos estaban ahí para nosotros en cualquier momento. Al día siguiente salimos a conocer un poco el lugar y conocer mas sobre nosotros, todo eso nos unió aun mas y tuvimos la oportunidad de conocer a los lugareños, que al ser el primer voluntariado que tenían en su comunidad, estaban muy interesados por saber mas sobre cada uno de nosotros. Empezó nuestra jornada laboral después de un fin de semana muy relajado y conocimos a Jean Paul y Luc, nuestros guías de tiempo completo, tanto en el trabajo como después de el junto Mireille, una dama muy amable y noble de corazón, eran las personas mas alegres que conocí, pero en especial Luc, a pesar de la barrera del idioma siempre bromeaba con nosotros.

Todas las personas que conocí en Chouppes son las mas alegres y amables que eh conocido, conocí también a Gaby, una señora Francesa Gitana-Española, lo cual fue una gran combinación para mi y a la que adopte como mi madre Francesa junto con Mathilde que juntas eran una alegría. Todos nos sentíamos como una familia, teníamos un calendario con las actividades de las semanas, invitábamos a los habitantes de Chouppes a comer con nosotros al igual que ellos nos invitaban a comer a sus hogares lo que a mi, en especial, me fascinaba porque te hacían sentir parte de la familia y conocías mas sobre ellos y su cultura.

Aparte de nuestro trabajo como voluntarios, nos llevaron a conocer diferentes partes de su región, nos llevaron a ver ciervos de noche, donde vi el cielo mas estrellado que he visto en mi vida, vimos cuevas de vino en Saumur, la Nuit des Saveurs, la elaboración de Queso, fuimos a ferias sobre la protección del medio ambiente y aves de la zona, preparamos una cena internacional con platillos de nuestros países y ahí aprendí lo importante que es no darle picante en la misma cantidad en la que comemos los mexicanos, o podrían morir en el intento, salimos en el periódico! Dos veces y tantas cosas mas que podría pasar escribiendo y no terminar.

Regrese a México el 27 de Abril del 2014, después de esas tres semanas viviendo como familia, regrese siendo una persona diferente a la que se fue, aprendí lo que es vivir en grupo y convivir con personas que a pesar de que las culturas sean diferentes, aprendes de ello y lo ocupas de la mejor manera posible, adaptarte a cualquier situación ya sea buena o mala, poder convivir en armonía sin importar de donde eres, de igual forma a ser independiente y hacer las cosas por ti mismo sin esperar a que alguien mas las hago por ti; escuchar cuando te dicen  –jamás pensé tener a una chica mexicana cocinando en mi casa pero de verdad me alegro que estés aquí-  te llena de alegría y te hace sentir querida,sentirte afortunado de lo que tienes y eres, valorar ,agradecer, y saber que has cambiado la vida de una persona sin esperarlo como nosotros lo hicimos y que ellos cambien la tuya y marquen tu vida de una manera tan positiva es por lo que hago esto, no pido dinero o algo material lo único que quiero es ayudar y ver el resultado positivo del esfuerzo y que las personas a las que conozco se queden con lo mejor de mi como yo me quedo con lo mejor de ellos y con amistades como las que creamos juntos, que aun pasados ya 7 meses seguimos hablando como si estuviéramos juntos en la misma villa y que estoy segura durarán una vida.

Gracias.

Author: Paola LG

Fifth Edition

5While closing the 4th edition of Scriptamanent, after the final meeting in Izmir, we are already preparing the new call for the next edition of the project. Stay tuned!

Login form